viernes, 28 de noviembre de 2014

EL NAUFRAGUITO: abecedario insular






A >ABECEDARIO INSULAR: Una entrevista a Ceferino Galán.

B >En este artículo no voy a loar ni los premios, ni la originalidad, ni la dedicación ni el respeto que se ha ganado “El naufraguito”. La leyenda es conocida y se puede encontrar fácilmente en su web. Intentaré, por tanto, otra táctica procurando indagar en sus inquietudes artísticas, en la visión personal de lo que le rodea, en su imaginario creativo.


C> “El Naufraguito” es un fanzine que va a cumplir el centenar de números, cosa nada frecuente en este tipo de publicaciones. “El Naufraguito” tiene una identidad propia, constante, determinada, es una publicación tamizada por la primera persona. “El Naufraguito” tiene la capacidad de sorprender, de captar la atención de todo tipo de personas pero, no nos engañemos, debajo de su apariencia divertida, alegre, juguetona subyace un pensamiento un tanto desencantado, incorrecto, irónico que nos muestra una concepción de la realidad donde reina a sus anchas el Padre Ubú.

D> Veamos lo que nos dice Ceferino al respecto:

E >¿Tiene el naufraguito, una visión de la realidad cercana al absurdo?

Es posible. El Naufraguito pretende ser didáctico y racional aunque para ello tenga que usar herramientas diferentes para hacerse entender.

F >¿Utiliza la ironía como método para cuestionar lo políticamente correcto?

Sí, la ironía, el sarcasmo, el escepticismo… intentando explicar que existen otras maneras de ver la vida.

G >¿Algún tema tabú?

No nos han gustado nunca los temas sados, masoquistas o similares. Y aunque hemos hablado de la muerte, del crimen o de la tristeza siempre queremos dar un tono positivo.

H>¿Cree que nos salvaremos, que sobreviviremos a la estupidez, o tendremos que refugiarnos en alguna isla?

Aquí no se va a salvar nadie. La fuerza que la sociedad ejerce sobre los seres humamos es tan fuerte y tan demoledora que el pensamiento ingenuo de la salvación nos provoca ternura.

I >¿Ceferino Galán vive en una isla como “El naufraguito”, o le preocupan las cosas que suceden en la península?

Nos preocupa casi todo pero siempre desde la distancia y siendo conscientes de nuestra inutilidad.
J >Sobre la sociedad en la que vivimos, advierto que tienes un sentimiento de profunda resignación, ¿o es quizá escepticismo?

Creo que la resignación y el escepticismo van unidos y que una y otro son provocados por nuestra debilidad y nuestra desconfianza.

K >¿Utilizas el arte como refugio, como punto de apoyo, como resistencia o como divertimento?

Quiero creer que como un divertimento que se convierte en excusa para estar aquí. Además hay que recordar aquello de que hacer arte es una forma adulta de jugar.

L >¿Crees que con el juego se puede cambiar las actitudes de las personas?

Sí, sí, el juego es elemento necesario para vivir y para saber relacionarnos con los demás.

M >¿Qué te ha dado y qué te ha quitado “El Naufraguito” ?

Me ha dado vida y me ha quitado tiempo.

N >¿Consideras el “fanzine” como un lugar donde experimentar, donde todo es posible, un lugar donde ejercer de protagonista?

Sí, un fanzine es y debería ser un experimento continuo. Y muchos no son así. Muchos parecen una revista sin más. La corta tirada que tiene un fanzine nos ha de facilitar libertad y creatividad. Libertad porque si nos lee poca gente nuestra repercusión es mínima y no hay que preocuparse de lo que digas; y creatividad porque si tienes que hacer pocos ejemplares puedes deleitarte más en su confección.

Ñ >¿Qué protagonismo tiene el “YO” en tu fanzine?

Mucho. Desde nuestro punto de vista un fanzine es una dictadura en el que el editor tiene que imponer su visión de la vida.

O >¿Qué papel juega la originalidad en “El Naufraguito”?

No lo sabemos pero creemos que un fanzine tiene que sorprender y para eso tiene que ser original.


P >¿Desde un fanzine cómo se entiende el concepto de único u original y copia? ¿No crees que en los tiempos que corren lo seriado, la transmisión del arte está por encima del objeto único, del fetichismo museístico?

Ah, el fetiche. El fetiche es consustancial con el ser humano, con el primitivo ser humano y nunca será erradicado de nuestros genes. Por otra parte un fanzine está considerado tan poca cosa que no está en esos circuitos de arte-original-copia-museo.. etc.


Q >¿Cuál es la relación con tus lectores?

Profunda y fecunda. Hay que recordar que los naufraguitos están hechos por los náufragos de todo el mundo que nos confían sus testimonios más secretos.

R >¿No te preguntaré por la muerte y ascensión a los cielos del “naufraguito”, pero tienes otros proyectos en mente? ¿Quizá, como has hechos otras veces, editar algún libro de poemas experimentales? ¿Quizá mostrar tus esculturas?

De momento no sé nada. El Naufraguito morirá en el nº 100 y en el 101 subirá a los cielos y no sabemos nada más. Y hacer otras cosas ¿para qué?  Sólo la insatisfacción nos empuja a hacer cosas y la insatisfacción nos demuestra que ¿para qué?


S >¿Te consideras un artista outsider, un artista que actúa en los límites de lo que, convencionalmente, se considera arte?

No me considero artista pero sí outsider.

T > ¿Cómo editas un naufraguito: eres metódico en el trabajo, lo planificas todo concienzudamente, o por el contrario te dejas llevar por del caos?

Cuando edito El Naufraguito suelo ser caótico en la creación y metódico en la elaboración.

U >¿Cuáles serían, entonces tus influencias estéticas a la hora de confeccionar “El naufraguito? ¿Son influencias, digamos de la alta cultura, o rebuscas en los cajones de lo marginal?

Principalmente de lo marginal, de lo kitsch reconvertido, de la televisión, de la calle… y todo esto pasado por un tamiz de filosofía, poesía y buenas costumbres.

V >¿Eres un manitas, lo haces todo tú, o tienes ayuda para la realización del fanzine?

Nuestra historia oficial cuenta que tenemos una redacción de veinte personas que hacen posible nuestro fanzine. Y que yo sólo soy el editor. Y que tengo un despacho acristalado. Con una secretaria de melena negra. Eso cuenta nuestra historia.


W >¿Es la ficción un modo de vida?

Claro, hay que saber engañarse para poder vivir.


X> ¿EPÍLOGO O NO?

Y> He intentado ofrecer una visión del fanzine y de su editor un tanto alejada de su leyenda y de la mitomanía e idealización de aquello que se denomina “minoritario”. No he hecho ninguna distinción entre lo que se denomina “alta cultura” y “baja cultura” y creo que cualquier acto creativo merece el estudio y la atención por parte de la persona que intenta comprenderlo.

Quizá y sin pretenderlo, este fanzine pueda percutir en la cultura con mayúsculas y sentar un precedente, eliminando aquellos prejuicios que la gente corriente siente con respecto de todo aquello etiquetado como “underground”.

Z> Quizá sí, quizá no.

Este texto fue publicado por primera vez en noviembre del 2014 en el Cuaderno de Creación nº 16 que publica la editorial Palimpsesto 2.0